La eutanasia significa etimológicamente buena muerte y se puede definir como el acto deliberado de dar fin a la vida de una persona, producido por voluntad expresa de la propia persona y con el objeto de evitar el sufrimiento.

La legalización y regulación de la eutanasia se asientan sobre la compatibilidad de unos principios esenciales, que son la base de los derechos de las personas, y que son recogidos por la Constitución Española. Son, de un lado, los derechos fundamentales a la vida y a la integridad física y moral, y de otro, bienes constitucionalmente protegidos como son la dignidad, la libertad o la autonomía de la voluntad.

Con la eutanasia se acepta legalmente prestar ayuda a morir a otra persona, delimitada y determinada por las condiciones que afectan a la situación física y mental en que se encuentra la persona, a las posibilidades de intervención para aliviar su sufrimiento, y a las convicciones morales de la persona sobre la preservación de su vida en una condiciones que considere incompatibles con su dignidad como persona.

El próximo martes 11/01/2020 llegará la Ley de eutanasia al pleno del Congreso de los Diputados

Solo el PP y Vox, que suman 140 de los 350 diputados del Congreso, se han posicionado en contra de la nueva norma de eutanasia.

El texto, con rango de ley orgánica, determina la eutanasia como un «derecho» al que podrán acogerse quienes padezcan, enfermedad grave incurable, que provoque un sufrimiento extremo.

La eutanasia estará amparada por ley, y serán los servicios públicos de salud, quienes en hospitales o domicilios del paciente, podrán aplicarla.

El paciente que solicite la eutanasia no esperará más de un mes para morir tras pedirlo por escrito a su médico. El Médico responsable tiene a su cargo coordinar la información y la asistencia sanitaria del o la paciente, con el carácter de interlocutor principal del mismo en todo lo referente a su atención e información durante el proceso asistencia, y sin perjuicio de las obligaciones de otros profesionales que participan en las actuaciones asistenciales.

Los profesionales sanitarios podrán ejercer el derecho individual de Objeción de Conciencia Sanitaria.

Eutanasia en España (REQUISITOS).

  • Tener la nacionalidad española o residencia en España, mayoría de edad y ser capaz y consciente en el momento de la solicitud.
  • Disponer por escrito de la información que exista sobre su proceso médico, las diferentes alternativas y posibilidades de actuación, incluida la de acceder a cuidados paliativos.
  • Haber formulado dos solicitudes de manera voluntaria y por escrito, dejando una separación de al menos quince días naturales entre ambas. Si el médico o médica responsable considera que la muerte de la persona solicitante o la pérdida de su capacidad para otorgar el consentimiento informado son inminentes, podrá aceptar cualquier periodo menor que considere apropiado en función de las circunstancias clínicas concurrentes, de las que deberá dejar constancia en la historia clínica del o la paciente.
  • Sufrir una enfermedad grave e incurable o padecer una enfermedad grave, crónica e invalidante en los términos establecidos en la ley de eutanasia, certificada por el médico o médica responsable.
  • Prestar consentimiento informado previamente a recibir la prestación de ayuda a morir. Dicho consentimiento se incorporará a la historia clínica del o la paciente.

Fuente: congreso.es

Share This

Compartir

Comparte esta noticia.