La Agencia Tributaria y el Consejo General del Notariado han suscrito un convenio en virtud del cual la Agencia podrá acceder a la información contenida en la Base de Datos Titularidad Real del Notariado.

Lucha Contra el Fraude Fiscal

La información será de gran utilidad para la lucha contra el fraude fiscal en relación con la creación de entramados societarios opacos con fines fraudulentos.

Los entramados societarios opacos son sociedades empresariales, controladas por empresas o ciudadanos extranjeros que utilizan el paraíso fiscal solo como domicilio. Están exentos de impuestos (I.V.A. Impuesto de Sociedades, etc.). Su constitución no es ilegal, lo ilegal es el uso que se haga de ellas.

Las leyes anti-blanqueo de capitales, obligan a los bancos a identificar ciudadanos con cuentas en países extranjeros. En estos entramados societarios, sin embargo, los titulares quedan ocultos bajo empresas que aparecen como testaferros. De esta forma, pueden esconder patrimonio, dinero, o dinero procedente de actividades ilícitas en paraísos fiscales opacos: Samoa, Seychelles, Brunei, Barbados… La Agencia Tributaria rara vez accede, salvo filtraciones, a esas empresas porque las entidades de crédito no facilitan la información.

El testaferro es un individuo que firma un contrato o un documento haciéndose cargo de alguna responsabilidad o asumiendo su titularidad que, en realidad, corresponde a otra persona. En términos coloquiales, es la armadura, que protege a esa otra persona. El testaferro, por lo tanto, actúa encubriendo a otro individuo.

El testaferro también sirve para que una persona haga operaciones de compraventa ilegales, sobre propiedades que no estén a su nombre, en casos de fallecimientos de familiares, separaciones o divorcios. Incluso muchos usan este recurso para especular en la bolsa de comercio usando capitales ajenos, de modo que no se vean bloqueados por una inhabilitación legal.

El Testaferro
El Testaferro.

Crear este tipo de sociedades empresariales opacas, no es tan complicado como parece. No hay que desplazarse a un país, paraíso fiscal, basta con enviar por email, al testaferro financiero, una copia certificada del pasaporte, y un documento que especifique el domicilio con una antigüedad máxima de tres meses. Sirve incluso una factura de teléfono.

Así, cualquier español puede tener una sociedad opaca y operar con total secretismo, enviando a la misma remesas del dinero obtenido legal o ilegalmente. En Internet están disponibles páginas que ofertan estos servicios. Se trata de bufetes y gestores que realizan los trámites necesarios, para la constitución de una empresa en un paraíso fiscal. Por lo general no tienen actividad, en el territorio donde se constituyen.

El perfil de las personas que crean sociedades opacas, no es el de un trabajador autónomo o por cuenta ajena. De hecho, es el de gente con un determinado nivel que toma esos riesgos y asume los costes de constitución de la sociedad.

La escritura de la sociedad se queda en la oficina del Agente Residente de la Sociedad. El número de la sociedad y el nombre, registrado con el Registro, son los únicos datos públicos de la sociedad.

En cuanto al nombre se puede usar cualquier nombre excepto los nombres que implican que la sociedad es un banco, una caja de ahorros, una cámara de comercio, o una aseguradora. El nombre debe tener un sufijo que indica la naturaleza limitada de la sociedad como; Ltd o Limited, Corporation, ó Corp., Incorporated o Inc. SA, GmbH.

La razón social puede ser palabras de cualquier idioma

En la lucha contra el fraude fiscal, este acuerdo supone el reforzamiento de la colaboración que la Agencia y el Notariado venían manteniendo en base a convenios anteriores, así como una sensible mejora en la obtención de información par ala lucha contra el fraude, ofreciendo, por tanto, unos beneficios que redundarán en la sociedad en su conjunto.

Cuando se reciben los documentos de una sociedad, por ejemplo de las Islas Seychelles, se podrá abrir una cuenta bancaria en cualquier sitio del mundo. Un certificado atestigua quienes son los empoderados para gestionar la sociedad. La escritura de la sociedad es otro documento que se recibe. Ésta última queda en la oficina del Agente Residente de la Sociedad, pero no figura su nombre en los documentos. El agente está nombrado como el primer administrador, y como el primer accionista.

La información de la Base de Datos de Titularidad Real, que la Agencia considera de elevada calidad y utilidad para la represión del fraude fiscal, estará a su disposición en el plazo de dos meses y se actualizará con una periodicidad mensual.

La Agencia Tributaria podrá obtener información sobre operaciones de financiación, inmobiliarias, activos financieros, y otros valores mobiliarios, así como la identificación de usuarios que se hayan negado a identificar sus medios de pago, o no los hayan acreditado completamente.

Share This

Compartir

Comparte esta noticia.